EUSKAL KAZETARIEN ELKARTEA - KAZETARIEN EUSKAL ELKARGOA

ALBISTEAK //

'Los románticos de Urgull', una evocadora historia donostiarra


Hay relatos que nos rondan la cabeza más allá de la rutina diaria del periodista; historias que merecen darse a conocer y nos implican por encima de los deberes de nuestra profesión, hasta alcanzar ese punto personal que nos obliga como 'contadores' de la realidad. Y uno las mira y repasa, busca nuevos datos para sorprenderse y obsesionarse cada vez más hasta que, sí, certifica que siendo avatares más potentes que cualquier obra de ficción en su verdad, se siente compelido a ponerlas por escrito, solo porque lo merecen y porque, además, es muy improbable que otro lo haga para dejar su constancia a quienes les interesen.


Fruto de estas convicciones acabo de publicar un libro-crónica que desvela la apasionante vida de dos oficiales enterrados en el mítico Cementerio de los Ingleses de San Sebastián, William Tupper y Oliver de Lancey.


Con datos reales y objetivos, Los románticos de Urgull, Crónica de William Tupper y Oliver de Lancey en San Sebastián rescata a estos dos parientes y oficiales de la 'British Auxiliary Legion' en la primera guerra carlista, cuyos restos reposan en aquel enclave único de nuestro monte donostiarra, sobre el Cantábrico, orientados hacia sus hogares de origen en la isla de Guernsey. Un lugar siempre asociado para nosotros con los recuerdos de infancia y de juventud y que, años después, sigue provocando sensaciones de curiosidad y respeto, interrogantes que terminan flotando en nuestra cabeza pues fluyen en el ambiente de aquel txoko tan especial. 


Editado por la Delegación en Madrid de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, en el libro he documentado la vida de estos dos personajes que yacen en tumbas devoradas por el musgo y que aún hoy siguen emocionando a donostiarras y visitantes.  


Aventura épica 


Los dos oficiales pertenecieron a un contingente militar único en la historia de Reino Unido, aliado con la causa liberal en la primera guerra carlista (1833-1839) y abocado a la maldición pese a sus victorias. En esta crónica relato sus apasionantes aventuras en Donostia-San Sebastián, ciudad que defendieron a costa de sus vidas.   

 

También desgrano las trayectorias paralelas de William Tupper y Oliver de Lancey, hijos del espíritu romántico europeo de aquel tiempo y truncadas en plena juventud. La aventura donostiarra comenzó para ellos en 1835, aunque antes de desembarcar en la costa cantábrica en agosto de aquel año ya habían participado con entusiasmo en otras empresas arriesgadas y galantes, propias de la distinguida sociedad de la que formaban parte. 


William Tupper presintió su destino misteriosamente y, la víspera de recibir su herida mortal, dictó un testamento que después sorprendería a todos; Oliver de Lancey, cuando estaba a punto de dimitir y regresar a Inglaterra, decidió seguir adelante hasta el final. El libro retrata y homenajea esa intensa existencia común bajo las exigentes convenciones militares británicas, que condujo a ambos hacia una suerte y destino idénticos.  


Con espíritu de gratitud


Francisco de Paula García, autor.


Creo que es un trabajo que había que hacer porque la información existía, aunque había que buscarla, analizarla e incorporarla a esa etapa tan relevante de la historia de San Sebastián. En el libro he tratado también de contextualizar los datos desde el punto de vista histórico, apoyándome en un formato 'de revista', con la crónica corrida y numerosos 'apoyos de texto' e imágenes en sus lugares pertinentes. Era a mi juicio la fórmula más adecuada, dando a la narración el enfoque 'periodístico' con el que siempre nos sentimos más cómodos al empezar nuestro trabajo ante el ordenador.


Un empeño fundado también en la gratitud: los donostiarras hemos visto mal a los ingleses porque quemaron y arrasaron nuestra ciudad en 1813, pero los protagonistas de esta obra forman parte de otra generación, la que vino más de veinte años después a defender la ciudad en medio de una cruenta y terrible guerra civil.

  

Y, como tan generosamente ha prologado el libro José María Leclercq, el gran estudioso del siglo XIX donostiarra, 'la obra colma la ansiedad de saber quiénes fueron esas personas que reposan en uno de los lugares más románticos y evocadores del mundo. Los románticos de Urgull rescata del frío olvido dos nombres, escritos con desgastadas letras en piedras teñidas de color verde, y ha conseguido que ya nunca enmudezcan'. 


Francisco de Paula García