EUSKAL KAZETARIEN ELKARTEA - KAZETARIEN EUSKAL ELKARGOA

ALBISTEAK //

Athletic, pese a las derrotas de Copa, 'maite zaitu erriak' (te ama el pueblo)


Al aficionado del Athletic, 'caso único del fútbol mundial', según el diario L'Equipe, le duele más que a otros muchos las derrotas precisamente por ese calificativo de 'único', ocasionado porque sus jugadores son y/o deben ser de la tierra vasca. Ese label de 'único' se convirtió en el santo y seña del club de San Mamés en crónicas, reportajes, publicaciones e incluso enciclopedias, y -como escribía Fernando de Iturribarría- gracias a ese club, la polisemia futbolística de palabras como 'catedral', 'leones' o 'cantera' es de sobra conocida en tertulias, crónicas y retransmisiones. Y probablemente por todo eso, los aficionados del equipo rojiblanco vasco lo celebran tanto como los que más y sienten las derrotas como si fueran propias, las lloran; aficionados que llevan esperando 37 años para volver a conquistar lo que siempre parecía suyo: la Copa.

Eso es lo que está ocurriendo desde las últimas horas de la noche del sábado 17 de abril del 2021, en la cuarta ola del Covbid-19, sufriendo la mayor derrota en sus 40 finales de Copa (0-4) frente a un gran Barça, que realizó un partido muy bien jugado y mejor ejecutado, y en el que aparecieron todos los jugadores como no se les había visto hace mucho tiempo, todos alrededor de Messi, que volvió a ser el mejor de la historia del fútbol y supo conducir a un equipo mezclado entre veteranos y chavales jóvenes.

Una vez que Messi levantó la gran Copa de campeones, pronunció unas palabras a lo argentino afirmando que 'siempre es muy lindo levantar la Copa, una Copa que ha sido muy dura para nosotros. Por eso, el día de hoy es feliz para todo un grupo que merece esta alegría, y más para su capitán. Sabíamos que el Athletic juega siempre de la misma manera. Tuvimos la paciencia de tener la pelota... Seguramente desde casa la afición estará feliz. Ha sido un año difícil y diferente, de transición. Nos costó arrancar, perdimos puntos por inocencia. Nos metimos en la pelea y faltan todavía muchas fechas. Hay que intentar el campeonato de Liga hasta el final'.


Celebración del Barça como nunca y en torno a Messi

 
El Barça celebró el título como nunca, y lo hizo pese a ser el club más laureado del fútbol en España, a excepción de la Liga (34 el Real Madrid), con 74 campeonatos, 26 de Liga y 30 de Copa, 13 Supercopas de España, 2 Copas de la Liga y 3 Copas 'Eva Duarte'. Todas las crónicas del domingo salieron subrayando el hecho de que su celebración fue única, y es lógico, ya que este título ha llegado en un momento importante para el club: con nueva directiva y un entrenador en entredicho. Fue tanta la alegría de todos los jugadores azulgranas que, al final del encuentro, cada uno de ellos guardó cola para hacerse una fotografía con Messi, un Messi que dio la impresión de que nunca dejará el club de sus éxitos.

La diferencia entre un equipo y otro en la final del último sábado estuvo en el dominio casi absoluto en el juego del Barça, con más del 80% de posesión de balón en el primer tiempo, y goleando en el segundo, al abrirse el Athletic tras el primero de los tantos. El Barça realizó 813 pases con el 93% de acierto; el Athletic 234, con 73% de acierto... Al equipo vasco todo le salió mal, con cambios y sin cambios de jugadores, hasta el punto de que es la mayor goleada recibida en las 40 finales de Copa, de las que ganó 24, con un 5-0 al RCD Español, en 1915...

En palabras por radio y en directo del ex jugador siempre recordado: Dani, oímos: 'lo peor es la imagen que se ha dado; puedes entender las derrotas, pero el equipo no ha estado a la altura ni contra la Real ni contra el Barça, y en las dos finales han hecho el ridículo' (...) O las palabras de su excompañero Manu Sarabia: 'Estoy muy triste. Es un palo... Mucha ilusión había en el aficionado, sobre todo en el más joven, necesitado de triunfos' (...) Santiago Segurola, nuestro compañero periodista, fue más duro y, tras el partido, destacó la versión mala del Athletic, la vulgaridad... 'Ha sido un baño de juego del Barça y esta es ya la sexta final de Copa seguida que se pierde, y es porque no tiene un modelo de equipo ni de juego. Urge hacer un examen serio de la realidad' (...) Personalmente, recordando a mis años de cronista de fútbol y coincidiendo con otros aficionados con los que hemos charlado, el problema del Athletic en la temporada actual está en la pésima programación, sobre todo física, de esta temporada, que le obliga en el mes de abril a un comportamiento en el campo de escaso movimiento... Y menos mal que esta temporada queda en el recuerdo la Supercopa, que ganó el Athletic (2-3) precisamente al Barça y en la que Messi acabó desesperado siendo expulsado al final del partido...  

Como hicieron en la otra final reciente, la de hace unos quince días, atrasada un año por la pandemia, y que perdió el Athletic por un gol y de penalti frente a la Real Sociedad, lo mejor del equipo y de la afición rojiblanca ha sido felicitar a los contrarios y prometer que saldrán de esta situación tan históricamente negativa. Lo importante de esta filosofía prometida por los jugadores ('nos levantaremos', afirmó Balenciaga) y el reconocimiento negativo del entrenador Marcelino, que aceptó la derrota y felicitó al Barça, es que se busque y encuentre la verdad de cuanto ocurre, porque esa verdad en el fútbol, muchas veces, si se trabaja y se busca, se encuentra enseguida.  


'Erritik sortu zeñalako / maite zaitu erriak'


Y, como dice el himno del Athletic, el realizado por dos grandes personajes amigos: el compositor Carmelo Bernaola (1929-2002) y el compañero periodista y también músico Atxon Zubikarai (1945-2015): Erritik sortu ziñalako / maite zaitu erriak ('Porque naciste del pueblo / te ama el pueblo') (...) Aritz zarraren enborrak / loratu dau orbel barria ('El tronco del viejo roble / ha hecho germinar hoja nueva') ¡Eso es: en el Athletic tiene que germinar hoja nueva, con nuevos jugadores, nuevo estilo de juego, pero -como dijo ayer uno de los mayores aficionados- 'que sea hoja nueva!'... Lo que no gusta y hay que cambiar son esas palabras del técnico tras el partido: '¡En el primer tiempo aguantamos bien; pero en el segundo tuvimos errores y castigo!' (...)

 

Athletic 100 años: Bernaola dirige en San Mames a la Orquesta y la Coral.


Precisamente hemos querido destacar ese himno deportivo y en euskera, porque está lleno de raíces, epítetos, sentimientos y emociones. Zubikarai nos contó su gestación: 'Carmelo Bernaola tenía una idea bien clara de cómo se debe construir una letra de este tipo, a base de voces perfectamente identificables por quienes no conozcan el idioma, en razón a que forman parte de la historia y de un entorno cotidiano de pancartas, slogans o del confuso patrimonio residual que suele conservarse. Insistió también en que las palabras fueran fácilmente pronunciables. La letra, pues, es muy sencilla. Me permití darle un sesgo cuasi poético, utilizando una imagen muy vizcaína, la del viejo roble que renueva sus hojas y que prohija al tiempo otros equipos más jóvenes. Y creo que al final se logró que fuera el himno deportivo más hermoso y animado de los que conozco'.
    
Recuerdo personalmente una frase de Carmelo (Alonso) Bernaola que le salió del alma en uno de esos partidos que el Athletic jugaba en Europa (cuando jugaba) y que Carmelo presenciaba siempre que podía y que le gustaba hacerlo junto a los periodistas. Esa frase definía muy bien a este compositor de tanta humanidad, apetito y corazón, y que todos le recordaremos por algunas de sus creaciones musicales, sobre todo aquellas escritas para el cine y la televisión. Bernaola solía decir que el Athletic era algo 'verdaderamente consustancial a su existencia, a su tierra y a su gente'. ¿Y el fútbol, que representa el fútbol? -se le preguntaba. Y Bernaola cantaba sus excelencias: 'en el fútbol está representada la naturaleza democrática, humana y solidaria del hombre contemporáneo; sólo el fútbol es capaz de unir a once chavales muy distintos, y hacerlo para formar un equipo y defender unos colores. Además, en el fútbol está también el arte; es el deporte de mayor dificultad, porque se piensa con la cabeza y se juega con los pies, y siempre se practica 'contra' algo, generalmente un equipo, que es el contrario, con el que se choca; y es también el deporte de más bella elegancia, para la que hay y ha habido jugadores tocados por Dios. ¿Cómo no va a estar tocado por Dios Di Stefano, con su sabiduría repartida en un amplio rectángulo, o la velocidad de Paco Gento; cómo no va a estar Gárate, con su elegancia y caballerosidad; cómo no va estar Pelé o Kubala o Cruyff o Maradona, o el toque que parece una braceada de la izquierda de Chechu Rojo, el Mozart del fútbol; o la izquierda de López Ufarte o la de Argote?. Seguramente que, en el fútbol, en lo que tiene de bueno, está, para los creyentes, Dios o los dioses representados' (...)

Para finalizar y superando ya esas dos derrotas de finales de Copa, no podemos olvidar ni dejar de recordar (y de escuchar) de nuevo el Himno del Athletic y su: Aurrera!, himno tan musical como poético, para, como dice su letra, florezca un nueva hoja de su roble (loratu dau orbel barria), y hacerlo recordando aquella recomendación del poeta hernaniarra Gabriel Celaya (1911-1991): 'la música procede del alma cargada de paz y de belleza, que sirve para sentirse más humano, más creativo y más cercano a tu naturaleza y entorno' (...) Nuestro deseo es que letra y música del himno del Athletic (puede oírse y verse en Internet) sirva una vez más para reconfortar y motivar el físico y la inteligencia de jugadores y directivos del 'caso único en el fútbol mundial'. Que así sea...




José Manuel Alonso